Pymes podrían perder un mes de trabajo si no actualizan sus computadores

Intel realizó un sondeo para estudiar cómo las Empresas de Menor Tamaño del sector industrial asumen la renovación tecnológica de equipos computacionales. La modernización de los equipos es uno de los aspectos críticos dentro de una agenda de modernización tecnológica al interior de una Empresa de Menor Tamaño (EMT).

Aunque los equipos de última generación como notebooks, ultrabooks y PCs de escritorio todo en uno se han tomado el mercado y los precios son cada vez más económicos, existe poca conciencia de la repercusión que tienen la renovación de la tecnología dentro de las empresas. Los equipos antiguos se resisten a darse de baja, y muchos dueños de empresa optan por estirar al máximo se vida útil.

Sin embargo, los costos que puede traer resistirse a invertir en equipos nuevos repercuten en la productividad. Intel realizó un sondeo en Argentina para estudiar cómo las Empresas de Menor Tamaño del sector industrial asumen la renovación tecnológica de equipos computacionales.

La investigación reveló que 57% de los equipos que utilizan estas empresas son de escritorio, y 4 de cada 10 tienen entre 3 y 5 años de antigüedad. Entre estas empresas, muchas pierden hasta un mes de trabajo al año por la reparación de equipos antiguos que presentan fallas. Y esto, no repercute solamente en los costos, ya que una falla en el momento menos indicado puede llevar a perder datos irrecuperables, o para los que se tendrá que desembolsar un monto extra para que los técnicos puedan recuperarlos.

"Hay todavía una gran cantidad de organizaciones que no cuentan con personal de sistemas y toman sus decisiones como un consumidor normal. Adquieren equipos nuevos cuando los que tienen 'no dan más' y hay una creencia de que estirar la vida útil de un dispositivo genera un ahorro en los costos, cuando en realidad ocurre todo lo contrario. Hay una relación directa entre la adquisición de dispositivos con alto poder de cómputo y la eficiencia de las operaciones en general", señaló Marisol de la Fuente, gerente de Comunicación de Intel.