Lollipop : Android 5.0


Adrian Ludwig, ingeniero de seguridad de Google, asegura en el blog oficial de Android que su objetivo es ir siempre “dos pasos por delante de los malos” y esa es también la intención de Lollipop. “Es la actualización de Android más dulce hasta la fecha, en la que han puesto un rígido palo de seguridad para el núcleo de la piruleta y un envoltorio de kevlar para el exterior. Seguridad por dentro y por fuera”.

Una de las formas más seguras para tener nuestros datos a salvo es utilizar el bloqueo o el patrón de pantalla. Sin embargo Google es consciente de que muchos usuarios no utilizan esta medida, entre otras razones porque dificulta el uso del móvil cuando está conectado a otro dispositivo.

Por ello, en el nuevo sistema operativo se incluye el llamado ‘Smart Lock’ que desbloquea el teléfono cuando está emparejado a través de Bluetooth o NFC a un “wearable” o al manos libre del coche.

Además, también podrás desbloquear el móvil a través de los gestos de tu cara. Aunque esto también estaba disponible en la versión 4.0, en el nuevo sistema operativo de Android esta aplicación se mejora haciendo que las expresiones del usuario sean analizadas de forma continua.

Por último, y para fomentar que los usuarios se instalen patrones de desbloqueo de teléfono y así hacer más seguro su uso, Android ha incluido la opción de recibir ciertas notificaciones en pantalla, aunque esté bloqueado y que podamos acceder a ellas de forma más rápida.

Otra nueva medida de seguridad de Lollipop se refiere al cifrado, que ya no es opcional, algo que será realmente útil para los usuarios menos expertos. El cifrado del dispositivo se activará de forma predeterminada desde el mismo momento en que enciendas tu dispositivo ejecutando por primera vez Lollipop. Utiliza una clave única que nunca abandona el dispositivo.

Sin embargo, Google reconoce que aquellos dispositivos más viejos que actualicen su versión de Android tendrán que activar la función de cifrado por sí mismos, algo que no ocurrirá en los dispositivos que vengan de fábrica con este sistema operativo.

Desde siempre, Android ha intentado que tus aplicaciones accedan a la menor cantidad de datos de tu teléfono posible, pero en este terreno su software nunca ha estado exento de problemas. Ya en la versión 4.2 integraba Security Enhanced Linux, conocido como SELinux, que permitía auditar y monitorizar cualquier acción y dejaba pocas posibilidades para un ataque.

SELinux es el encargado de definir los permisos que tiene cada usuario, cada aplicación, cada proceso y cada archivo dentro del sistema, y controla sus acciones e interacciones siguiendo una rígida política de seguridad. De esta forma, ningún archivo – ni siquiera los que descargas de Google Play – podrán modificar los parámetros esenciales de tu teléfono.